La bajada de ratios en las aulas mejora el rendimiento académico

Foto de La bajada de ratios en las aulas mejora el rendimiento

La reducción de las ratios en las aulas es una de las principales reivindicaciones del profesorado. Y ha tenido que llegar una pandemia para instalar una medida que beneficia la atención educativa, y con ello, en muchos casos, el rendimiento académico. El temor a posibles contagios de covid-19 hizo que la mayoría de los gobiernos autonómicos decidiese bajar las ratios de alumnos por clase. Y tras un año de experiencia, se han registrado más aprobados. En Madrid, por ejemplo, los alumnos de primero y segundo de la ESO terminaron el segundo trimestre del curso con un 90% de éxito, mientras que hace dos años el dato era del 75%.

Y ello gracias a simples medidas como transformar dos clases en tres. Esta reducción de ratios no ha sido la única medida excepcional que ha traído la pandemia. También, la necesidad de contratar a más de 36.000 docentes durante el curso 2020/2021. El interrogante es si esa prórroga de las contrataciones originadas por la covid-19 se mantendrá a partir del próximo curso, en que, como ya se ha decretado oficialmente recientemente, seguirán implantadas las medidas del uso de mascarilla y las distancias de seguridad.

Numerosos sindicatos educativos piden que se mantenga tanto la prórroga de contrataciones como la bajada de los ratios, ya que ello garantizaría una educación de mayor calidad. Una decisión que deberá tomar cada comunidad autónoma. Como recuerda la Federación de Enseñanza de CCOO, para paliar los efectos de la pandemia en el sector de la enseñanza se llevó a cabo una inversión a nivel estatal de 1.380.297.274 euros, y piden que no se quede en “una anécdota pandemia y que se consolide y se transforme en una apuesta por la equidad y calidad educativas”.

A esto se une la evidencia de que la plantilla del profesorado español está envejecida en comparación con otros países de la OCDE. Y este panorama vuelve cada vez más demandada y atractiva la opción de formarse para ejercer como profesional de la Educación. El máster del profesorado es una vía de acceso a esta salida profesional con diversas opciones de estudio, entre las cuales la online va a la cabeza.

Aprender a enseñar y disfrutar del ejercicio de la enseñanza es la oportunidad que ofrecen los máster del profesorado online y presenciales. El antiguo CAP, denominado ahora ‘Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas de Idiomas’, exige dedicación completa durante un año académico. Se estructura en tres módulos -genérico, específico y práctico-, más un Trabajo Fin de Máster, y los precios de esta opción formativa oscilan entre los 2.025 euros del que oferta la UNED y los 8.260 de la CEU en Valencia.

Los interesados en conocer más detalles del máster del profesorado, pueden hacerlo a través del explorador y comparador académico OTONAUTA -otonauta.com-.

Relacionados

Nace ESPANA.COOL, una solución a la digitalización y visibilidad de las pymes

En pocos meses, la crisis de la COVID-19 ha acelerado y cambiado la forma de…

TerritorioAloe acerca las propiedades del aloe vera a los clientes

En la naturaleza existe una gran cantidad de plantas con propiedades saludables, pero el aloe…

The Valley lanza su propio “Next Generation Plan”, un programa social que facilita el acceso a la formación

El ecosistema de conocimiento digital The Valley ha lanzado su propio “Next Generation Plan”, una…

Cogolludo, puerta abierta al Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, el delegado provincial de este mismo negociado,…

Aulab Hackademy acelera la formación en desarrollo web para reducir la brecha en habilidades digitales

Aulab, empresa especializada en formación tecnológica a través de bootcamps, continúa su expansión en España…

Crece el precio del alquiler de viviendas en Madrid mientras cae el precio de venta

Tras la crisis económica derivada de la pandemia, el mercado del alquiler en Madrid parece…